Dos Millones de Prisioneros Alcanzados y Seguimos Contando


¿Podría el champú, el jabón y un libro realmente hacer una gran diferencia?

En junio, un acontecimiento muy importante ocurrió cuando nuestro equipo del Ministerio de Prisiones alcanzó su objetivo repartiendo estos artículos. En un viaje a la Cárcel Central de Harare en Harare, Zimbabwe, nuestro equipo del ministerio de prisiones entregó 2 millones de bolsas de regalo de higiene, que incluyen artículos de cuidado personal, un libro y una alentadora carta de Joyce.

Desde 1998, los equipos del Ministerio de Prisiones de Hand of Hope, Departamento de Misiones Mundial de Joyce Meyer Ministries han estado visitando a los presos en los Estados Unidos y alrededor del mundo, compartiendo el Evangelio de Jesucristo y la distribución de estas bolsas de regalo de higiene.

Todo Comenzó con Una Bolsa de Regalo
Lo que ha llegado a ser un alcance mundial, comenzó con un objetivo ambicioso para nuestro ministerio de prisiones: ¡Alcancemos cada prisión en Missouri!. "Cuando nuestro hijo David fue por primera vez a conseguir permiso para poder entrar a las prisiones, el sistema penitenciario le dijo, 'Nunca nadie ha hecho eso, usted no puede hacer eso'. Pero fue determinado y le pidió a Dios Su favor. Entonces, efectivamente, consiguió el permiso para poder hacerlo," compartió Joyce.

En diciembre 1998, los voluntarios del personal de Joyce y las iglesias locales trabajaron para reunir incansablemente 25.000 bolsas de regalo a tiempo para las entregas planificadas. Por primera vez, a ellos se les permitiría entrar a cada una de las instalaciones de cada prisión en Missouri, y entregar personalmente a cada preso un regalo de Navidad por adelantado.

La Marca del Millón
En diciembre del 2004, Joyce visitó el Centro penitenciario de Farmington en Farmington, Missouri. En ese día, ella le presentó a Winston Redmond, que que llevaba once años preso, la 1ra millonésima bolsa de regalo de higiene.

Dentro de esa bolsa estaba el libro más popular de Joyce, El Campo de Batalla de la Mente. Con una gran sonrisa, Winston recibió su regalo y dijo: "Campo de Batalla de la Mente, ¡sí, ahí comenzaron todas mis batallas!”

Alcanzando la Última Frontera
Desde aquellas primeras entregas hace 12 años atrás, el Ministerio de Prisiones ha crecido rápidamente. De hecho, en un viaje a Alaska en diciembre del 2007, el equipo del ministerio de prisiones logró algo que nadie habría esperado después del primer viaje en el 1998.

Después de haber orado por muchos años para que las puertas se abrieran en Alaska, finalmente a nuestro equipo se les fue otorgado el permiso y visitaron ocho prisiones estatales. Fue en ese viaje que algo monumental de gran importancia sucedió, el Ministerio de Prisiones había alcanzado cada prisión estatal en Estados Unidos.

Alcanzando Más De Treinta Países
A través de los años, los equipos han visitado más de 2.400 prisiones en 32 países en todo el mundo. Los presos no solamente recibieron estas bolsas de regalo, más de 92.000 han orado y han aceptado a Cristo en sus vidas, un regalo mucho mas grande de los que nosotros podríamos dar.

Hebreos 13:3 dice que recordemos aquellos que están en la prisión como si fuéramos sus compañeros de celda. Con su apoyo a Joyce Meyer Ministries, Hand of Hope y el equipo del Ministerio de Prisiones, ¡Usted esta haciendo precisamente eso!  Usted nos ha ayudado a alcanzar 2 millones de presos con el amor de Cristo, a través de un regalo práctico de una bolsa de regalo de higiene y através del mensaje compartido en cada prisión.

En muchas prisiones, usted también les da a los presos la oportunidad de crecer en su relación con Cristo através de la transmisión del programa de Joyce, Disfrutando La Vida Diaria.  Los libros de Joyce llenan muchas bibliotecas de las prisiones y ellos pueden recibir un ejemplar gratuito de la revista Enjoying Everyday Life.  Nuestro Departamento de Correspondencia también alcanza a los presos, cuando nos escriben pidiendo oración y ayuda, con cartas que les levantan el ánimo.

“Todo lo que puedo decir es ¡gracias!, gracias a nuestros amigos y colaboradores," dice Roy Lormis, Supervisor del Ministerio de Prisiones. "Muchos de los presos que nos encontramos jamás podrán andar en las calles como libres individuos, pero debido a su apoyo, ellos son introducidos a Jesús y pueden estar libres por dentro".
________________________________________

Hand of Hope es el brazo de los alcances de Joyce Meyer Ministries. Nuestro objetivo es de ayudar simplemente a tantas personas que están sufriendo como se nos sea posible, aliviar el sufrimiento humano y ayudar a los cristianos a crecer en su fe.